El verano es para descansar y recargar fuerzas, hay gente que elige la playa o un tranquilo retiro en la montaña…a nosotros nos gusta aprovechar estos días de reposo para descubrir nuevas culturas. Este año nos hemos dado una “vuelta” por Guinea Bissau. Gracias a un guía local, nos hemos podido adentrar al interior del país, donde no llegan los turistas, donde casi no hay carreteras. Hemos tenido que dormir en las casas de la gente, hemos comido cosas que no teníamos claro que eran, pero hemos podido llegar a sitios que han merecido la pena.

Un ejemplo de los sitios que hemos podido ver es una sala de rituales mágicos, donde los chamanes y brujos se juntan para hacer invocaciones y rituales mágicos. Esta zona de rituales en concreto, estaba a los pies de un árbol pata de elefante que tiene una edad de unos 800 años. Hablando con la gente de los poblados hemos podido comprobar que aún existe una cultura muy fuerte sobre los brujos y chamanes. Conocimos a gente de otros países que viajaban a Guinea para ser visto por un brujo.

Estos brujos, mezcla entre médicos y curanderos usando plantas y rituales que nos recuerdan mucho a la santería, realizan invocaciones a fuerzas de la naturaleza, incluso a pequeños demonios, para sanar a la gente, curar mal de amores e incluso maldecir a un enemigo.

Os dejamos unas fotos para que podáis ver lo que nos encontramos.

magia-negra

 

magia-negra-chaman

0