Diva Satanica

Hemos tenido el inmenso placer de poder entrevistar a esta pedazo de artista con una increíble de voz. Disfrutar todo lo que tiene que decir que es mucho y con mucha razón.

– ¿Cómo una vocalista de una banda de Death Metal termina concursando en un programa de éxito y máxima audiencia como La Voz? ¿Fuiste tú la que hizo la inscripción o fue algún familiar? ¿Habías visto alguna otra edición?

Siempre he sido fan de los programas de televisión con formato musical, de hecho en mis ratos libres lo que más me gusta hacer es ver videoclips o vídeos de conciertos. Por desgracia, ya no abundan este tipo de programas en los que bandas como Saratoga o Mägo de Oz hacían apariciones en directo o formaban parte de las galas navideñas. Vi la primera edición de “La Voz” cuando como recordaréis España fue heavy e hizo ganador contra todo pronóstico a Rafa Blas. Ahí empecé a plantearme cuánto me gustaría tener la misma oportunidad, pero era consciente de que nunca nadie antes en la edición española había participado con mi estilo. 5 años después vi el anuncio de que comenzaba de nuevo el programa y aquella idea volvió a mi cabeza. Os parecerá absurdo, pero sólo unas semanas después recibí una llamada preguntándome si me gustaría participar en el casting.

– ¿Qué tal la experiencia vivida en La Voz? ¿Qué tal se han portado contigo los organizadores y los compañeros?

Curiosamente ésta es la pregunta que más me hace la gente y eso me ha llevado a reflexionar acerca de quién tiene más prejuicios: ¿el underground o el mainstream?, ¿por qué iban a tratarme a mí diferente? Puede que el metal extremo no cuente con tantos seguidores como el flamenco, pero esto no determina que sea peor o menos bueno. Esa es la lección que he aprendido: somos un estilo como cualquier otro y por tanto debemos tener la misma consideración. Me he sentido más respetada por ellos que por muchos promotores y compañeros de la escena e incluso puedo decir que con el resto de concursantes hemos creado una pequeña familia. Sin duda ha sido una experiencia única, he aprendido mucho y me ha servido para recibir una buena dosis de humildad y autocrítica: nunca jamás me he puesto nerviosa en un escenario y os aseguro que en este me temblaban hasta las pestañas.

 

– Supongo que habrá preguntas que no podrás contestar, pero, vamos a intentarlo, ¿es todo real o se fuerza todo un poco para que vayan ganando los concursantes que más audiencia puede dar? 

Los concursantes nunca sabemos lo que va a pasar, ni siquiera en cuanto al orden de nuestras intervenciones. Recuerdo estar esperando con mis compañeros durante unas 6 horas el día de las audiciones a ciegas (mi primera aparición en el programa), porque no nos decían cuál era el orden en el que cantábamos hasta que llegaba nuestro turno. Si me preguntas en mi humilde opinión, más que una subida de audiencia, creo que lo que se busca es a un artista que sea coherente con la discográfica con la que lanzará su álbum cuando se proclame ganador del concurso. Yo misma me he sorprendido de que algún concursante en concreto no hubiese llegado a la final, pero esto mismo demuestra que el formato apuesta por apoyar a artistas que no han tenido la oportunidad de contar con el respaldo de un gran sello como Universal. Lo que sí sé seguro es que los llantos, la emoción y nuestras caras de sorpresa o decepción son reales al 100%.

– Has recibido el apoyo de mucha gente, incluso de muchas personas no seguidores del metal ¿crees que tu paso por La Voz ha servido para divulgar el metal extremo?

Le guste o no a la gente, hoy en día la mayor posibilidad de difusión con la que cuenta un artista es a través de medios audiovisuales, ya sean redes sociales o televisión. En este caso hablamos de cotas de audiencia elevadísimas que les han hecho líderes en antena durante años. No sé si ha contribuído a divulgar el estilo porque de hecho ha habido un poco de confusión en cuanto a algunos términos como lo del “rock gutural”, pero bien pensado ¿si no nos ponemos de acuerdo ni nosotros mismos en las etiquetas que les ponemos a algunas bandas, cómo va a definirlo de forma correcta alguien que ni siquiera conocía que existía el canto gutural? Creo que lo verdaderamente importante es que al menos hemos conseguido ponernos por fin en el mapa del mainstream y normalizar un estilo que ya debería formar parte de la infinita marea de posibilidades que la música ofrece.

– Toca una pregunta polémica que sé que te va a poner en un compromiso, según nos has comentado la gente de La Voz te ha apoyado mucho y te ha tratado genial pero ¿qué tal la reacción de la gente del metal? ¿grupos, público…?

Ha habido de todo. Como te decía, me ha sorprendido mucho la reacción tan amable y respetuosa de gente que nada tenía que ver con la escena: a veces me paran por la calle para felicitarme por atreverme a presentarme y eso es muy de agradecer. No quiero convertirme en la abanderada de ninguna causa (algún trve de la escena me ha acusado de ello), pero aunque lo fuera creo que hay que ser coherente con tus propios valores y si yo creo que el metal extremo merece la misma consideración que cualquier otro estilo, ahí estaré para defenderlo. Creo sinceramente que eso es amar la música. Por otro lado, no puedo negar lo orgullosa que me siento de alguna felicitación puntual que he recibido de artistas con una trayectoria consolidada como Leo Jiménez, Javier Cardoso de Vita Imana, Ronnie Romero o incluso ¡Michael Amott! Esto me ha hecho pensar que si ellos desde su experiencia lo consideran como una vivencia positiva para el desarrollo de mi carrera, es que no me he equivocado.

– A nosotros nos han llegado a criticar por mostrar nuestro apoyo en las redes sociales, no es que nos importe que nos critiquen, pero nos llamó la atención la dictadura del metal en la que nos hemos metido. O sigues una doctrina estipulada o te crucifican. Antes no era así, podías hacer lo que te salía del bolo y nadie te decía nada, yo he llegado a ir de traje a un concierto de Death Metal y sin problema ¿qué opinas?¿estás de acuerdo con lo que hemos dicho?

Lamentablemente, estoy muy de acuerdo. En mis inicios en Bloodhunter se me ha criticado por cualquier cosa que no tuviera que ver con lo estrictamente importante que es la música: alguna chica ha ido a preguntarme que por qué vestía de blanco, otra al finalizar un concierto ha hecho algún comentario sobre mis abdominales…creo que no estamos a lo que tenemos que estar. Esto no es una competición por ver quién es más duro, no pasa nada por reconocer que también nos gustan otras cosas. Los extremos nunca son buenos y está mal que yo lo diga, jeje…lo único que hacen es dividirnos aún más y aislarnos en un rincón cada vez más pequeñito. Hace algunos años me estaba doctorando y mi director de tesis me preguntó que dónde me veía dentro de 10 años: en la música o en el sector de la salud (en lo que trabajo actualmente). En ese momento no lo entendí, pero con el tiempo me he dado cuenta de que lo que quería decir es que no siempre estamos preparados para vernos en diferentes roles e integrarlos en nuestro funcionamiento. Esto he podido comprobarlo gracias a toda esta experiencia: en mi trabajo hay compañeros que me felicitan y otros que se avergüenzan porque creen que como profesionales de la salud debemos dar ejemplo. Pero ¿qué es más perjudicial: el prejuicio o poder compaginar tus aficiones con tu trabajo en caso de que ambos no confluyan? Como especialista en salud mental que soy, siempre estamos adoctrinando a nuestros pacientes acerca de la importancia de sentirse realizados y satisfechos con nosotros mismos, así que no seré yo la que juzgue a nadie por sus gustos musicales, su forma de vestir o las actividades a las que se dedique en su tiempo libre.

– ¿Cómo es la vida después de haber pasado por una experiencia como La Voz? ¿Qué proyectos tienes ahora en solitario o con Bloodhunter?

Todavía estoy un poco dentro de la vorágine de haber pasado por un programa de televisión como éste: aunque ya ha finalizado mi paso por el mismo, todavía hay gente que me sigue haciendo comentarios al respecto. Siempre intento responder a todos los mensajes y comentarios en las redes, pero confieso que en este momento me está resultando difícil. No es que mi vida haya cambiado, pero sí es cierto que al haber conseguido mayor visibilidad y llegar a más gente, me están llegando más oportunidades. Como sabéis, este año estaremos por primera vez en el Resurrection Fest, que sin duda, si no hubiera tenido a una gran banda que me respalde y a mucha gente que ha tenido el detalle de poner nuestro nombre en las encuestas año tras año, no nos habrían llamado. Por supuesto me están surgiendo muchas oportunidades también en solitario: ¡ha aumentado el volumen de alumnos en las clases de gutural que imparto hasta tener lista de espera! Esto hace un par de años cuando empecé con tan sólo un par de alumnos, era inimaginable. Hay publicaciones que tampoco nos prestaban demasiada atención y ahora se están interesando…y quizás para mí lo más importante: hay artistas a los que admiro que ya me han llamado para que empecemos a colaborar juntos en algún proyecto. ¡Estoy deseando poder daros todos los detalles al respecto!

– ¿Cómo está funcionando el nuevo trabajo de Bloodhunter “The End of the Faith”? ¿Cómo crees que le ha afectado la promoción del album tu entrada en La Voz?

Estamos gratamente sorprendidos al respecto. Para la producción de este trabajo hemos contado con Álex Cappa de The Metal Factory Studios que ha trabajado con bandas del panorama nacional como Vita Imana, Dawn Of The Maya, Hummano…; y sin duda el resultado ha sido espectacular. Creo que nos ha dado una nueva perspectiva, sonamos más dinámicos y eso también permite que los avances a nivel individual también se noten. El disco salió cuando yo todavía estaba en el programa y sólo durante el primer mes hemos vendido casi 200 copias que para nosotros, siendo éste nuestro segundo trabajo, es una barbaridad. Y sí, entre algunos de los compradores hay alguno que ni siquiera conocía a Black Sabbath…jaja

 

– Al final muchos grupos no ganan nada de dinero con la música y lo que debería de ser una forma de ganarse la vida se transforma en un hobby caro ¿es posible vivir de la música cuando tienes un grupo de metal extremo?

Desde luego que sí, y estamos rodeados de ejemplos de ello: esas bandas a las que idolatramos que tocan en grandes festivales y hacen giras de años de duración son tan reales como tú y como yo. ¿Que es complicado? Ya lo creo, pero ahí radican tus ganas, tu empeño y tu entusiasmo. Y yo soy muy terca…jaja Yo pago encantada por ir a ver un concierto, pero normalmente la gente si puede evitarse pagar la entrada, lo hace. Colaboro como redactora de la revista “La Heavy” y su web Mariskalrock.com desde hace unos 7 años y he podido comprobar con mis propios ojos en varios conciertos a los que asistía como cronista, cómo otros compañeros de prensa se jactaban de no pagar por asistir a un concierto gracias a cubrir el evento para su publicación, y si me apuras más, incluso alguno hablaba de que ni se molestaba en asistir a conciertos de bandas locales ni aún siendo gratuitos “porque no eran de interés”. Así que ahí lo tenéis, una vez más tirándonos piedras contra nuestro propio tejado. ¿Os imagináis a alguien negándose a pagar la entrada a un museo? Pues esto es lo mismo, y así no se puede tener la oportunidad de que tener una banda se convierta algún día en una oportunidad laboral.

– Cada vez se ven más mujeres en el metal extremo, pero todavía sois minoría ¿cómo es la vida de una mujer, especialmente una vocalista, en este mundo? ¿Has tenido algún problema o rechazo?

La única diferencia que veo es que cuando estamos ante una banda liderada por un hombre, nadie se cuestiona si su gutural es bueno, simplemente está ahí cantando más grave o más agudo en función de sus posibilidades. Y cuando digo posibilidades me refiero a su técnica. Cuando es una chica la que está al frente, la cosa cambia: oyes cosas como “se nota que canta una chica (como si esto fuera malo, cuando hay cantidad de vocalistas masculinos por ejemplo en géneros como el metalcore que explotan sus registros más agudos)”, “no hace nada especial”…¿Acaso alguno de los vocalistas de bandas como Marduk, Mayhem o sin ir más lejos, formaciones de más actualidad como Rotting Christ o Mantar; hacen alguna virguería a nivel vocal? Pues no, y nadie se molesta por ello. En ese sentido creo que tenemos más ojos sobre nosotras, pero de todo se aprende, es una forma de ser más exigente contigo misma y esforzarte por evolucionar. Creo que somos minoría porque el hecho de que el público sea más crítico con nosotras en el sentido de la técnica vocal, hace que a veces nos sintamos inseguras y pensemos que no somos lo suficientemente buenas para salir ahí y demostrar lo que sabemos: he pasado por eso, y la única forma de comprobar que el problema no está en ti es con el trabajo duro. Cuando escucho nuestro primer disco de estudio me doy cuenta de lo lineal que sonaba mi voz y no me siento orgullosa pero cuando ahora, tres años después, escucho el segundo y recibo elogios acerca de mi evolución, me doy cuenta del tiempo y el esfuerzo que he invertido para mejorar. Eso es lo que importa. En este sentido, debo decir que tengo más alumnas femeninas que masculinos, en este momento te diría que 8 frente a 3. Por otro lado, he vivido todo lo contrario: hay vocalistas femeninas que ofrecen un gran espectáculo sobre el escenario y eso hace que su técnica pase a un segundo plano. Creo que es necesario aunar todos los factores para ofrecer un producto completo (de nada sirve tener una técnica brutal si no interpretas o permaneces inmóvil), pero creo que deberíamos como decía en otra pregunta, volver a centrarnos en lo importante. En una reseña acerca de nuestro último concierto en Madrid teloneando a Tankard, uno de los apelativos que recibí fue “aireada”. ¿Hay un contador acaso sobre los cm de piel que uno pueda o no enseñar? Porque que yo sepa, en el rock, en el heavy metal y otros tantos estilos…casi todos los músicos acababan sin camiseta y nunca ha habido problema.

–  Una pregunta que nos gusta hacer siempre ¿Cómo veis la escena nacional?, y dentro de ella, ¿dónde os veis en 5 años? Y ¿Cómo os trata dicha escena?, nos referimos a que os habéis encontrado, medios, discográficas, etc

Tenemos bandas de un calidad excelente: Avulsed, Noctem, Crisix, Vita Imana…son bandas que han sentado cátedra, han hecho suyo un estilo o han reinventado una tendencia y eso les ha llevado a estar en algunos de los escenarios más emblemáticos con los que todavía nosotros soñamos. Ellos son ejemplo de trabajo duro y perseverancia. Ahí es hacia donde queremos dirigirnos nosotros: es importante trabajar la presencia, es decir, lanzar un disco en períodos relativamente breves de tiempo para que la gente no se olvide de ti, y luego ser capaces de llevarlo al directo. En relación a ésto y al trato, nos hemos pasado estos 4 años de trayectoria tocando por España y Portugal, y queremos ampliar las fronteras. Existe un gran mercado ahí fuera por explotar, pero es necesario invertir mucho tiempo y dedicación y aún con ello, no todo depende de la banda en sí. Estudio mucho a otras formaciones y creo que la media para saber si un proyecto funciona o no, está en los 10 años de carrera, así que si sumamos esos 5 a los 4 que ya tenemos, esperamos haber alcanzado algún logro a nivel internacional. En cuanto a los medios, ocurre lo que comentaba anteriormente: los que nos dedicamos a ello como hobby, no somos capaces de ver más allá de nuestro propio esfuerzo en redactar una crónica que la publicación no paga (no es mi caso, aunque me he visto en esa situación antes), sin tener en cuenta que los músicos también están haciendo su trabajo. Creo que sobre esto también deberíamos reflexionar al respecto. ¿Y las discográficas? Las hay muy profesionales, que apuestan por tu proyecto y te apoyan económicamente para lanzar tu álbum o lo compensan encargándose de toda la distribución y difusión del mismo, y las hay que directamente te cobran por avalar con su nombre un lanzamiento que la propia banda paga. De nuevo un sinsentido. En Bloodhunter siempre hemos trabajado con profesionales del sector que compartan nuestra misma visión y eso nos ha creado algunos enemigos, pero desde luego, también pone a la vista la gran labor que realizan discográficas más humildes como Suspiria Records (que lanzó nuestro primer redondo) o Xtreem Music (nuestro sello actual), con las bandas emergentes como nosotros.

– ¿Algo que añadir? Aquí te dejamos un hueco para enviar un mensaje a quien quieras.

Quiero dar las gracias a todas las personas que me han apoyado a lo largo de todo este tiempo, anónimas o no, desde los duros inicios hasta lo momentos más dulces. Y en especial a vosotros, que me habéis regalado este espacio para poder explayarme a gusto sobre los últimos acontecimientos. Como siempre, os veré entre el público en algún concierto y muy pronto en la carretera, ¡permaneced atentos!

Seguro que nos veremos en algún conciertos (estaremos atentos). Muchas gracias por tu tiempo, que sabemos que es escaso, y mucha suerte en todo lo que hagas en tu vida, sea lo que sea.

[amazon_link asins=’B076TVR5TX,B071NPJSQY,B0727Y4S19′ template=’ProductCarousel’ store=’atanatos-21′ marketplace=’ES’ link_id=’2dd0e9d0-e359-11e7-bd04-5b1bc6a825e8′]

0